Crítica: Knight of Cups

194066.jpgLa magia de Malick vuelve a llenar la pantalla. Esta vez, la obra es Knight of Cups, que narra la historia de Rick, un exitoso miembro de Hollywood ( no tengo claro si es escritor o tal vez actor) que nos muestra su vida llena de lujos, mujeres, excesos y demás acompañamientos del éxito.Pero todo esto no consigue hacer feliz a nuestro protagonista, quien camina por su vida como fuera de ella, como en la piel de un desconocido.Durante el metraje, Rick hará todo lo posible por sentirse vivo, por sentir algo real.

El film no es apto para todos los públicos, y no lo digo por el contenido explícito; no es apto por su contenido intelectual, por su muestra de filosofía y meditación. Malick realiza un ejercicio experimental en el que los planos, el silencio y la banda sonora son los protagonistas. Nada más comenzar el film sabemos quien se encuentra detrás de las cámaras, y que no estará cargado de explosiones ni enredos, al contrario, nos encontramos ante “conversaciones” profundas, en la que realmente dicen más las imágenes que las palabras.

film_03022106_ebiri_nightsofcups_broad_green_pictures.jpg

Los planos empleados en esta obra, son el sello personal de Malick; algo que vemos en sus contrapicados, en sus giros alrededor de los actores, en sus cortes de escenas de forma brusca y en los movimientos de cámara acompañando al actor como si fuésemos un personaje más del film. Su banda sonora nos enamora desde el  comienzo de la obra, y los silencios hacen que nos paremos a pensar en todo lo mostrado, que disfrutemos de los paisajes, de la iluminación, de cada detalle aportado por su cámara.

La película no es una película de entretenimiento ni un intento de vender entradas, esta obra es arte en imagen en movimiento. No quiero desmerecer a otras obras más convencionales, y no digo que esta sea la única o la mejor forma de hacer arte en el cine, pero si es especial, es especial por su complejidad, aunque para muchos sera pretensión.

knight-of-cups.jpg

En cuanto a lo que transmite el film, desde mi visión, es miedo, soledad y amor, o al menos la búsqueda de este. Rick esta vació dentro de su mundo perfecto y lleno de lujos y placeres. Él lo tiene todo, pero aun así, se encuentra solo. Quiere cambiar su forma de vida, comenzar de nuevo, pero tiene miedo, y por ello repite una y otra vez las experiencias del pasado, aunque con diferentes personas. Busca el amor de este modo con diferentes mujeres recreando los mismos momentos y escenarios para no cometer los errores del pasado que tanto le persiguen e intentar sentir el amor que perdió.

En definitiva, una obra que como he comentado antes no es para todos los públicos y que yo personalmente no recomendaría a todo el mundo. Unos la tacharan de aburrida, otros de pretenciosa, quizás también dirán que eso no es cine o que su guion no vale nada, pero antes de todo esto, creo que es mejor saber que clase de película se nos presenta y con que mentalidad debemos tratarla. Sin más os dejo el trailer de la obra en versión original, como mejor podemos ver el film.

Anuncios

2 comentarios en “Crítica: Knight of Cups

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s