Crítica: Un monstruo viene a verme

un_monstruo_viene_a_verme_a_monster_calls-108553414-large.jpg

Segunda sesión de la fiesta del cine. Esta vez sí he conseguido ver Un monstruo viene a verme, una grandísima película de superación y de auténtico amor. El film nos presenta la historia de Connor (Lewis MacDougall), un niño de 12 años que debe afrontar la enfermedad de su madre (Felicity Jones). Para ello, contará con la ayuda de un monstruo (Liam Neeson), quien se presentará en ocasiones ante el joven Connor para contarle algunas de sus historias.

Esta es, sin duda, la mejor obra de J. A. Bayona, que ha hecho llorar a casi toda España y con razón. Es cierto que cuenta con una fantástica historia de partida, pero el desarrollo de esta es todo mérito del grandísimo director que es. El ritmo narrativo apasiona y te deja petrificado; no existe ni un segundo de desconexión algo que se agradece en este tipo de films. La emoción que transmiten los personajes y la fuerte relación entre ellos cala muy profundo haciendo que sientas su amor y sufrimiento.

Este film, sin estar orientado hacia el público infantil, es una gran fuente de inspiración para ellos, ya que ayuda en la lucha contra las adversidades y a superar toda clase de problemas, este film tiene un poco de ese monstruos que todos necesitamos en algunos momentos y lo sentimos durante todo el metraje.

305397.jpg

Uno de los puntos fuertes de la película, son las relaciones, no solo la intensa relación entre Connor y el monstruo, sino también las relaciones con su madre y su abuela (Sigourney Weaver), dejando algo más de lado, la entablada con su padre (Toby Kebbell). Estas relaciones muestran perfectamente los sentimientos de sus personajes, reflejan el amor incondicional y la lucha por mantenerse unidos. La entablada con el monstruo es la más pasional e intensa, es el desahogo de Connor y también su apoyo, en cambio, sus momentos con la abuela, son bruscos y llenos de rabia, con cierta lucha, ya que no quiere estar junto a ella, ya que significaría perder a su madre. Por último, la relación con su madre, una unión hermosa y llena de sentimientos que hace que nos acerquemos a nuestras propias madres y que nos aferremos fuertes a ellas para nunca dejarlas ir.

Es muy destacable el papel de la mujer en el film, algo que se se siente en todo momento aunque el protagonista sea Connor. Vemos la fuerza de estas y también la sensibilidad en contra partida con la frialdad de la figura masculina representada por el padre.

asi-son-las-imagenes-oficiales-de-lo-ultimo-de-bayona-un-monstruo-viene-a-verme.jpg

Otro de los puntos que trata durante el film es el abuso infantil, aunque queda un poco más como un segundo plano, como algo que el propio Connor deja de lado para centrarse en lo que verdaderamente le preocupa, que es su madre.

Podría hablar de esta película durante horas, pero no quiero alargarme más. Vayan a verla, aprovechen la fiesta del cine y disfruten de una obra de verdadera calidad. Un film lleno de pasión y sentimientos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s